Envío en 24/48 horas
Descuento a profesionales del sector
Envío gratis a partir de 20€ en Joyas de Plata
Envío gratis en Decoración con pedido superior a 60€
Envío en 24/48 horas
Descuento a profesionales del sector
Ideas creativas para decorar paredes blancas

Ideas creativas para decorar paredes blancas

Una pared blanca le aporta mucha luz y claridad a cualquier estancia, pero en ocasiones nos pedirá a gritos que le carguemos de vida. Para ello es posible jugar con los colores, texturas y elementos. Está claro que no se trata de sobrecargar el espacio, sino de dotarlo de una adecuada decoración que tenga un cierto sentido y que encaje con el resto del mobiliario. Ya se sabe que a veces menos es más, y esto se puede aplicar a la hora de decorar paredes blancas.

Se puede destacar una pared pintada de color claro sin necesidad de realizar un gran desembolso. Encontramos muchos elementos decorativos capaces de encajar en nuestra propuesta. A continuación te desvelamos algunas de las opciones más interesantes.

Incorpora un cuadro

Una obra de arte, al margen del estilo y del tamaño, conseguirá convertirse en el centro de atención de cualquier estancia. Hay muchas posibilidades, que van desde un cuadro de grandes dimensiones hasta un collage de distintas obras más pequeñas. Esto ya dependerá de los gustos de cada uno, al igual que el contenido del mismo, que puede ser desde un paisaje, una ciudad o un retrato, entre otras opciones.

Para cubrir un mayor espacio existe la posibilidad de crear una galería de cuadros con diferentes obras y fotografías. Nos permitirá jugar con los tamaños y formas, consiguiendo un espacio único y exclusivo que no pasará desapercibido para tus visitas.

Llena una pared con relojes antiguos

Hay una manera diferente de decorar una pared blanca y es a través de distintos relojes. Se puede conseguir una composición especial con piezas de distintos colores, tamaños y estilos. No importa que no den la hora, lo realmente interesante es que tu pared vuelva a recuperar el atractivo.

Este método también se puede emplear utilizando otros elementos que colecciones como pueden ser discos, bandejas, platos antiguos, máscaras o carteles.

Un espejo le añadirá más luz

Un espejo puede ser la solución perfecta para devolverle la vida a este tipo de paredes. Encontramos distintas opciones en el mercado, como pueden ser los de bambú, dorados, metalizados o de mimbre. Más allá de la función que puede cumplir el espejo para multiplicar la luz y el espacio, también conseguirá darle un estilo diferente a cualquier habitación. Si quieres darle un aire más clásico, no dudes en decantarte por una propuesta con efecto envejecido.

Marcos de fotos para mostrar tus recuerdos

Los marcos de fotos también tienen cabida a la hora de decorar paredes blancas. Ofrecen un aspecto más familiar, sobre todo si nos decantamos por pequeños retratos. En vez de decantarnos por los mismos tamaños y estilos, haremos todo lo posible por combinar distintas propuestas.

Empleo de textiles para darle vida

Las alfombras de pared se presentan como una estupenda opción para cubrir el vacío que proporciona el blanco de cualquier estancia. Además de elemento decorativo, también le aportará una gran calidez a la habitación. Si prefieres algo más sencillo puedes decantarte por el empleo de textiles, que serán capaces de aportar color y texturas. Los tapices o alfombras tejidas ayudarán a crear un ambiente más relajado.

Las decoraciones de mimbre son otra posibilidad a valorar, sobre todo si somos capaces de compaginarlo con otro objeto con el que combine. Tienen la suficiente capacidad para crear un interesante efecto visual.

Decorar con vinilos o pinturas decorativas

La fantasía y la versatilidad que proporcionan los vinilos posiblemente no lo encuentres en otros elementos. Conseguirás que tu pared blanca deje ser tan aburrida.

Tienes la posibilidad de encargar o incluso diseñar tus propuestas, además de escoger el color y el tamaño en función de lo que requiera la estancia. Hay un amplio abanico de posibilidades, por lo que si te aburres con un dibujo, siempre estarás a tiempo de cambiarlo de nuevo.

Elementos de decoración para la pared

Al decorar paredes blancas tenemos multitud de opciones. En el mercado tendrás a tu disposición una gran variedad de elementos decorativos con los que podrás darle un aspecto totalmente renovado a tu casa. Un árbol de la vida de madera, colgantes de metal, mandalas, figuras étnicas, guardallaves o piezas de cristales se presentan como una buena solución.

Hay también la posibilidad de colocar un perchero atractivo, que se salga de lo convencional o una tabla con un mensaje. Nunca viene mal tener a la vista detalles con contenido positivo que nos alegren el día.

Apuesta por la originalidad

Existe la posibilidad de huir de lo cotidiano, de todo aquello que adquiere la condición de clásico. Lo sencillo siempre tiene cabida en cualquier casa, pero en ocasiones también debemos apostar por la innovación. Es lo que ocurre, por ejemplo, con las estanterías de pared. Suponen una buena manera para darle algo de vida a la pared, sin necesidad de convertirla en una biblioteca.

Pero durante los últimos años ha ido surgiendo además una alternativa de lo más interesante. En lugar de las clásicas estanterías metálicas o de madera se pueden colgar cajas o estantes flotantes como si de cuadros se trataran, llegando a crear una composición de lo más atractiva si somos capaces de darle sentido a su colocación. Conseguirás triunfar si eres capaz de mezclar diferentes tamaños y si le forras el fondo con papeles distintos que le den un cierto colorido a la estancia.

Otra posibilidad que nos ayudará a conseguir nuestro objetivo de decorar paredes blancas pasa por recurrir a las flores. Siempre será preferible que sean naturales, pero requieren de un mantenimiento y tarde o temprano se acabarán estropeando. Para no tener que preocuparte de ellas puedes usarlas artificiales, jugando con los colores. La colocaremos sobre una maceta, a poder ser blanca para que todo el protagonismo recaiga sobre las flores. La combinación del blanco con el verde, por ejemplo, conseguirá crear un ambiente de lo más sano y natural.

En las cocinas suelen predominar mucho los tonos claros, sobre todo el blanco. Pero para romper con esa monotonía de las paredes se puede convertir una de ellas en una pizarra. Servirá de mucha utilidad para ir dejando mensajes o apuntando notas, e incluso los más pequeños de la casa harán uso de ellas para demostrar sus dotes artísticas con las pinturas. Encaja de maravilla en la cocina, pero tampoco estaría mal en el cuarto de los niños.

Precisamente aquellos que tengan ciertas habilidades con los colores y las pinturas siempre pueden crear un mural y así otorgarle un aspecto más personal a cualquier dormitorio.

De la misma manera que se puede emplear una pared de pizarra, también puede desempeñar las funciones de corcho, sobre todo cuando se trate de un despacho en casa. Tendrás una pared funcional y decorativa al mismo tiempo, donde podrás colgar tus fotos, notas o todo aquello que te plantees.

Por último, también hay que poner en valor el papel que llegan a desempeñar las luces decorativas. Permiten crear un ambiente mucho más moderno, encajando a la perfección en este tipo de ambientes tan claros. Tanto las luces de estilo vintage como las de neón serán todo un acierto.

Seguro que existen muchas más ideas para decorar las paredes blancas de casa. Si se te ocurre alguna más, estaremos encantados de leer tus opiniones.

Artículos relacionados

Otros artículos
Carrito de compra
Scroll al inicio